Si necesitas alguna foto puedes ponerte en contacto conmigo.

Diarios

He aprendido a hacer cuadernos y álbumes de fotos. Doblo, corto y vuelvo a doblar las hojas, las agrupo en librillos de cinco, mido y creo una guía, agujereo estratégicamente en el doblez. Coso entre hojas primero y entre librillos después, paso pegamento por el lomo y dejo secar en la prensadora. Agrego el marcapáginas, uno el alma arriba y abajo. Elijo papel o tela, y mientras se pegan las guardas construyo la cubierta. Encajo las últimas piezas y espero. He creado tres recipientes.

Ayer di por finalizada una etapa, y con ella un proyecto. No me importa lo que digan los neopensadores, fracasar existe y me rompe.
En estas semanas de quietud, manualidades, escritura, fotos, ríos en las calles y calor en la cama le he cosido alas a ideas muertas y poco a poco las acerco al borde del nido.
Está muy bien recoger lo aprendido y proyectarlo hacia el futuro, pero no me deja de cansar tirarme una y otra vez al mar para nunca hallar puerto ni faro, solo trazo senderos en el agua conectando una isla detrás de otra.
Fracasar ocurre y tatúa mi reflejo para que no lo olvide en cada espejo que encuentro.

Es verdad lo que dicen sobre la memoria y los viajes. USA en su momento fue literalmente frío y emocionalmente inabarcable. Pero estos días sólo recuerdo comidas y siestas en medio de la nada, los desayunos frente a un paisaje sin marco ni encuadre fijo, calles de película, risas para superar la frustración, las pizzas en nuestro coche que sabían a triunfo. Y siento pura felicidad por lo vivido.

Escribiendo puedo sacar lo más oscuro y escondido, pero aún así siempre quedan secretos que no diría ni en voz alta ni en tinta, porque al hacerlo se vuelven reales.

El Norte

«Aceptar» es mi palabra-norte estos días. Aceptar México. Aceptar los procesos. Aceptar mi lugar. Aceptar las personas. Aceptar la incertidumbre. No conformarse ni rendirse. Cuestionar y no dejar de aceptar. Los errores, los contratiempos, los imposibles, los cambios, las fantasías siendo fantasías, el dolor en la rodilla derecha, el pelo rizado, las ventanas sin persiana ni cortina por las mañanas, la lluvia cuando no hay paraguas, el sol cuando no hay sombra, la ducha sin agua caliente, la arena de […]

Hay que abolir la dictadura de la felicidad y reivindicar la democracia de nuestro cuerpo, para ser libres, justas y consecuentes con nosotras mismas.

El descanso

Estoy en una cama, en una de esas de verdad, en una habitación para los dos, sólo para los dos, en una pequeña casa que será nuestra, y de nadie más, hasta el domingo. El recorrido de la isla se acabó, este trozo de tierra nos ha dado más que el resto de Canadá, porque esto era lo que estábamos buscando. Ahora hay que esperar aquí hasta solucionar contratiempos, y de todos los lugares donde podríamos haber caído la gravedad […]

Regresar

6 meses en Canadá. 2 meses en Estados Unidos. 7 meses en México. Unos días en Guatemala. 8 cuadernos. Cuanto más escribía más leve era y la mochila más pesaba. Por eso de algunos me deshice, otros los mantengo. Regreso a casa. Descubrí que la vida nómada no es para mí, pero los últimos días en México han sido tristes y aplastantes. Ahora me parece impensable pagar un alquiler, elegir mi ropa cada mañana, luchar por mi derecho al tiempo personal. Dice […]

Los Pueblos Mancomunados de Oaxaca

México tiene cientos de lecturas: la caótica, la pesimista, la colorida, la sabrosa, la salvaje, la natural, la caribeña… Y dentro de su caleidoscopio existen lugares que rompen con las ideas más asentadas. Sólo en el estado de Oaxaca hay cientos de comunidades que se rigen por usos y costumbres, un sistema de convivencia que consiste en la rotación de los distintos cargos públicos necesarios para el buen funcionamiento de la comunidad: desde educación hasta los comedores públicos del pueblo, pasando por la gestión de los suministros, etc. […]

El abrazo de Chacahua

“Estrellas en el cielo y estrellas en el agua”. Camaro sigue remando. Sólo teníamos un día para llegar al Parque Nacional de Chacahua y contemplar la bioluminiscencia en su laguna. Desde Puerto Escondido hicieron falta una van, dos taxis, una lancha y una destartalada pick up para llevarnos hasta la zona turística. Nada más bajar, un cartel reza “CHACAHUA LIBRE PUEBLO UNIDO”. A unos pasos está la playa donde una hilera de palapas espera a los turistas que se dejan caer todos los días. En cada una de ellas, se ofrece la posibilidad de dormir en […]