Si necesitas alguna foto puedes ponerte en contacto conmigo.

Lo holístico

Viviendo de viaje. Día 365. Hoy soñé que volvía a casa, que compartía el reencuentro con gente que quiero. Conversaciones y abrazos. Salí de la habitación y me senté en la orilla de un lago, tenía el bañador puesto. En el horizonte la ciudad estaba dada la vuelta y donde debería haber cielo sólo colgaban casas. En la orilla no podía nadar, me adentré un poco más y la profundidad del lago se volvió infinita. Comencé a ahogarme, sentí real la falta de aire. Alguien me rescató, me guardo para mí quién. Desperté con el nudo del miedo aún en el pecho.

***

Me dice A que conocía al chico español asesinado en Londres. Que hace diez años patinaban juntos, que no supo más de él. Que hace siete días le recordó, no sabe por qué. Hace cuatro pasó todo. Hoy confirmaron que se fue y a través de la noticia A responde a su pregunta “¿qué fue de él?
Yo recuerdo cuando mamá me dijo que iba a llamar a M, hacía años que no sabíamos nada de ella. Yo quise decirle que no, que se iba a encontrar con el dolor porque de unidas que estaban seguro que habían enfermado juntas. Así fue. ¿Por qué lo supe? ¿Por qué I llamó a la cabeza de A días atrás?
Le digo al escepticismo que hoy no, que duerma. Hoy creo en lo holístico.
Hoy, día 365, no me apetece ir a buscarle las luces al planeta. Quizás mañana.

Publicado por

Valentina Riveiro

Nací en la pequeña ciudad donde el mar se confunde con el río, y aunque crecí entre horizontes de ladrillos el agua siempre ha sido sinónimo de hogar. Escribo por placer, fotografío por evasión, hago cuadernos con cariño y viajo en arritmia. Todas mis madres comienzan por M.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.