Si necesitas alguna foto puedes ponerte en contacto conmigo.

Oráculo

Durante mi infancia llegaron varios libros de poesía y vida uruguayas a mis manos. La familia que tenía allá los enviaban sabiendo que yo escribía y leía sin parar desde siempre.
Pero para entonces yo era muy chiquita, y estos libros me parecían un mar de letras en el que me ahogaba y me frustraba tratando de conectar con esa tierra de la que yo venía.
Quedaron esperando.
Regresé de mi gran viaje hace dos meses con hambre de autoconocimiento y vergüenza de tanta ignorancia. No sabía ni por dónde empezar a buscarme.
Pocas semanas después vi en mi estantería a Juana de Ibarbourou, y seguí recorriendo con la mirada todos los lomos que llenaban las baldas. Junté en un montón estos antiguos mares y se convirtieron en espejo: poesía y mujeres.
Mis libros fueron regalos del futuro, y hoy en mi búsqueda ya soy capaz de sumergirme en ellos con los pulmones llenos de aire y los ojos atentos.

Publicado por

Valentina Riveiro

Nací en la pequeña ciudad donde el mar se confunde con el río, y aunque crecí entre horizontes de ladrillos el agua siempre ha sido sinónimo de hogar. Escribo por placer, fotografío por evasión, hago cuadernos con cariño y viajo en arritmia. Todas mis madres comienzan por M.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.