Si necesitas alguna foto puedes ponerte en contacto conmigo.

Encuadernación

Cuadernos hechos lentamente

La mayor ventaja de viajar divagando y sin fecha de vuelta, es la libertad de poder elegir dónde y por cuanto tiempo quedarte. Donde creías que ibas a pasar un semana te vas al día siguiente, y donde esperabas irte en tres días te acabas quedando un mes.

San Cristóbal de las Casas en México es un pueblo que atrapa a todo el que lo pisa. No hay persona que conozca que haya estado ahí sin sentir que no se quería ir nunca más. Y doy gracias, porque por eso decidí dedicar tiempo a algo más que a la rutina del turista y me apunté a un pequeño curso de encuadernación. Nunca esperé que se me fuera a dar bien o que se convirtiera en una actividad que a día de hoy prácticamente siento como una necesidad.

Crear un cuaderno es probablemente lo que más me relaja en el mundo: recortar, doblar, pegar, coser... Es un trance que disfruto a cada segundo.

Además, la encuadernación me ha acercado a una parte de mi vida muy conectada con mi madre, la recuerdo haciendo su propia ropa y esto se siente parecido, cuando voy a las tiendas que visitaba con ella, toco las telas y rebusco.

Está en mis planes comenzar a venderlos en un futuro próximo, estoy trabajando en varios diseños basados en cosas que he echado en falta a la hora de necesitar papel y lápiz y espero con mucha ilusión poder compartir mi visión particular de estos objetos tan sencillos y potentes.